Blog del estudio JA Interiors

Puntos claves de una Passivhaus

Puntos claves de una Passivhaus

Passivhaus es un tipo de casas ecológicas que siguen una serie de premisas para ahorrar energía y ser más respetuosas con el entorno. Mira a ver cuáles puedes aplicar en tu casa.

 

El nombre Passivhaus significa casa pasiva, y se dice de esas casas que gastan muy poca energía para mantener una temperatura interior agradable.

Tenemos la mala suerte que muchos edificios en este país se han hecho sin un buen aislamiento del exterior. Esto hace que cada mes tengamos que gastar más de lo deseable en calefacción o aire acondicionado. Sin embargo, hay varias cosas que podemos hacer para reducir la factura de la luz, siguiendo las premisas de una Passivhaus.

 

Paredes aisladas

Hay dos formas de aislar un edificio existente: por dentro y por fuera. Si queremos hacer una actuación dentro de casa, podemos hacer más gordas las paredes que dan a la fachada. Este trasdosado hará las estancias un poco más pequeñas, pero podremos aprovechas ese regrueso para poner aislantes que eviten que entre en frío (o el calor) en casa). Si vivimos debajo de una azotea o una terraza, la mayor transferencia de temperatura se va a realizar por el techo, así que lo mejor es poner un falso techo con aislante o poner un toldo o plantas en la cubierta.

Si podemos hacer una actuación desde la comunidad, podemos regruesar por fuera. Así evitaremos los puentes térmicos que se hacen por los forjados. Si miráis la foto de aquí abajo veréis las pérdidas de calor de una casa sin aislamiento y las pocas pérdidas después de haberla rehabilitado. Todo lo verde, amarillo y rojo son pérdidas de calor.

 

 

Ventilación controlada

Este mecanismo de ventilación es ideal para obra nueva. Por contra, en edificios plurifamiliares es más difícil de instalar y que sea efectivo. Este sistema por conductos se encarga de renovar el aire de forma continua, sin perder la temperatura interior. Se consigue entrelazando los tubos de entrada y salida de aire y haciendo que haya una transmisión de temperatura. Si dentro estamos a 20 grados y fuera a 3, conseguiremos que el aire de dentro salga al exterior más frío y el aire nuevo entre a 15 grados en vez de a 3 por ejemplo. Estos sistemas consumen muy poca energía y nos ayudan a no consumir más tanto para calentar como para enfriar nuestro hogar.

 

Buenas ventanas

Estos elementos que nos conectan con el exterior son claves para que un sistema passivhaus funcione. Ventanas y balconeras deben tener un cierre totalmente estanco para que no haya conexión entre el exterior y el interior. Será indispensable que los cristales sean dobles o triples para un buen aislamiento del exterior. En el dibujo se puede ver cómo no afecta el frío de fuera a la temperatura interior.

 

Calefacción eficiente

Las calderas no son habituales en una casa Passivhaus, pues sacan la energía de otras fuentes. Aún así, en una vivienda que quiera sacar el máximo rendimiento de la energía que consume, este elemento es clave. Con una caldera de condensación podemos llegar a reducir un 30% el gasto en calefacción. Estas calderas utilizan su estanqueidad para aprovechar la energía del vapor que desprenden. Si además hemos hecho cambios para que nuestra casa no pierda tanto calor, gastaremos muy poca energía en calefacción al año.

 

 

Imagen de portada de Papik


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *