Blog del estudio JA Interiors

Pinturas naturales. ¿Qué tipos hay y por qué elegirlas?

Pinturas naturales. ¿Qué tipos hay y por qué elegirlas?

La pintura es a la pared lo que las cremas son a nuestra piel. Debemos elegir una buena que cuide esa primera capa.

Por qué NO las pinturas habituales

Las pinturas que hemos estado utilizando durante las últimas décadas se han hecho para tener en cuenta su durabilidad y no nuestra salud. Por ese motivo eran pinturas que hacían muy mal olor, o tenían un componente plástico que hacía que fuese fácil pasar un trapo por encima y limpiar la pared. Estas pinturas llevan en su composición los llamados VOC o compuestos volátiles que pueden afectar a nuestra respiración e incluso ser cancerígenos. Además, las pinturas plásticas evitan la transpiración del edificio y favorecen la humedad por condensación – hablamos anteriormente sobre los inconvenientes de la humedad por condensación y cómo evitarla-.

Por qué SÍ las pinturas naturales

Os damos varios motivos para apostar por las pinturas naturales de una vez por todas.

 

 

Son respetuosas con el medio ambiente

No utilizan elementos derivados del petróleo. Todas las pinturas proceden de elementos naturales como cal, tierra, cera… Al carecer de elementos artificiales, general entornos más saludables y se consume menos CO2 para su fabricación.

 

 

Son colores más naturales que sintonizan con nuestra armonía

Como sus bases siempre proceden de la naturaleza, los colores que nos van a proponer van a ser colores naturales, poco estridentes, que nos van a crear ambientes armónicos y nada artificiales.

 

 

No huelen, o el poco olor que hacen recuerda a elementos naturales

Las pinturas de hace años hacían olores muy fuertes debido a sus componentes  artificiales y corrosivos. Podían producir picor en los ojos o generar problemas respiratorios o alergias. Por contra, las pinturas naturales rezuman olores que te transportan a la naturaleza. Puede que a alguien no le guste, pues no estamos acostumbrados a que las pinturas huelan a tierra húmeda. Pero al final, igual que con la pintura plástica, el olor desaparece.

 

 

Permiten la transpiración de los muros, favorecen tener una buena humedad relativa en el ambiente y evitan la condensación

Estas pinturas no contienen plástico y como consecuencia no son impermeables. De esta forma el yeso puede absorber la humedad relativa del ambiente o expulsarla, haciendo que esta sea bastante continua y evitando ambientes resecos o con exceso de humedad. Además, suelen ser pinturas alcalinas, que generan superficies en las que los hongos no pueden evolucionar. Además el polvo no se adhiere a ella.

 

 

Es más difícil disfrutar de todas estas cualidades si aplicamos pintura natural encima de pintura acrílica. Sería mejor hacer un lijado total de yeso en las paredes de nuestra casa y empezar de cero. Pero sabemos que eso es difícil. Pero si estás haciendo una reforma con paredes nuevas o levantando una obra nueva, plantéate seriamente apostar por las pinturas naturales, por tu salud y por la salud del planeta.

 

Os adjuntamos un súper esquema de la Casa que suma donde nos explican los diferentes tipos de pintura natural que hay, dónde utilizarlas y qué acabado tienen.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *