Blog del estudio JA Interiors

Cómo reciclar cuando tenemos una cocina pequeña

Cómo reciclar cuando tenemos una cocina pequeña

Cada día hay más personas conscientes que se debe reciclar en casa, pero el espacio no suele acompañar. Os damos una serie de consejos que si los ponéis en práctica, podréis reciclar de todo!

 

Más cubos y más pequeños

Podemos desechar el cubo grande y sustituirlo por varios cubos más pequeños. Uno para plástico, uno para papel, otro para orgánica y otros para el resto. Las botellas podemos almacenarlas en un lado por ejemplo. Al tener cubos más pequeños deberemos habituarnos a tirar la basura más a menudo, pero es tan fácil como tirarla por la mañana al ir a trabajar, cuando salgamos a hacer la compra o saquemos a pasear al perro.

 

 

 

Podéis encontrar cubos de este tipo en Ikea y en Brabantia.

 

Cubos en vertical

Habrá que hacer una pequeña inversión, pero lo vamos a agradecer, estos cubos en columna ocupan lo que uno, y podemos tener todo el reciclaje. Los hay más bonitos y más feos, pero todos nos serán igual de útiles. Y podemos aprovechar la parte superior para poner una botiga caja para el vidrio, ¿qué os parece?

 

 

Los cubos que aquí os enseñamos son de Mas Masiá.

 

Compostar, para los más comprometidos

Si tenéis balcón o terracita y os gustan las plantas, esto os puede encantar. Con un cubo de compost podemos volvernos unos expertos de lo orgánico y hacer nuestra propia tierra. Deberéis dar la bienvenida a los encargados de convertir las cáscaras de plátano en tierra, pero todo el mundo asegura lo mismo, es genial hacer tu propio compost, y aunque no lo pueda parecer, en el proceso no vamos a notar olor a basura en ningún momento.

 

 

En Compostadora Urbana son unos cracks que os darán toda la ayuda que necesitéis para que vuestro compost sea lo más

Otros trucos para reciclar en cocinas pequeñas

Si vamos a reciclar y tenemos poco espacio hay una cosa más que podemos hacer y es muy importante: reducir la cantidad de residuos que generamos. Lo conseguiremos comprando frutas y verduras sin envases de plástico y llevando nuestras propias bolsas, reduciendo los envases de un solo uso y comprando pasta, legumbres, especias, jabones… a granel. También podéis comprar carne y pescado en el mercado o tienda de barrio en vez de comprarlo en bandejas de plástico. Y si sois de comprar agua embotellada os recomendamos que os planteéis poneros un filtro de carbono en el grifo de la cocina.

 

Y el truco final: no lancéis a la basura los envases tal cual. Encargaros de quitarle todo el aire que podáis para que ocupen el mínimo espacio y os quepan así más cosas dentro 😉



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *