Blog del estudio JA Interiors

Cómo conseguir una casa ordenada según Marie Kondo

Cómo conseguir una casa ordenada según Marie Kondo

Trucos y consejos para tener tu casa ordenada de una vez por todas. Ayúdate del libro “La magia del orden” de Marie Kondo

 

Has decidido poner orden en tu casa de una vez por todas este fin de semana, por enésima vez. Cuando acabas, el sentimiento de recompensa es sensacional, pero no sabes bien cómo pasa, quizás sean los duendecillos del desorden, que a los pocos días o semanas vives en una trinchera de nuevo.

 

Marie Kondo es una mujer japonesa especialista en ordenar y mantener el orden. Hoy te explicamos varios de sus trucos para que lo que ordenes siga en orden durante mucho tiempo.

 

Una categoría cada vez

Si vas a ordenar la ropa, pon en orden TODA tu ropa, no dejes la de invierno para ordenarla en invierno. Es importante ser consciente del volumen de cosas que tienes de cada categoría, para saber cuánto vas a quedarte y cuánto vas a tirar. Haz lo mismo con los libros, las fotografías, los papeles… De hecho sería fantástico conseguir no hacer cambio de armario. Así serías más consciente de toda la ropa que tienes y además, es una tarea que no apetece a casi nadie.

 

 

Primero desecha, luego guarda

Reúne toda una categoría y empieza a hacer dos montones “me lo quedo” y “no me lo quedo”. Debes asumir desde un principio que del montón de “no me lo quedo” no va a volver nada al de “me lo quedo”. Una vez hayas seleccionado todo es cuando debes empezar a guardar. Al ser consciente del volumen, vas a saber guardar mejor. Pero ¿Cómo saber qué te vas a quedar y qué no?

 

Si no te aporta felicidad, tíralo

Con Marie Kondo vas a saber y practicar qué es el desapego. Coge una prenda o un libro. Sostenlo. ¿te da felicidad? Quédatelo. ¿No te da felicidad? Deséchalo. Tendemos a acumular en vez de tirar, y una clave para el orden es el espacio visual. Cuantas menos cosas tengas, más fácil va a ser mantenerlas en su sitio, y más ordenado se va a ver tu entorno. Puedes dar la ropa y los libros a asociaciones o hacer un mercadillo con amigas y amigos, así no generas residuos y das una segunda oportunidad a tus cosas 😉 además, si practicamos el desapego podemos descubrir en nuestra propia piel la felicidad de no necesitar tantas cosas.

 

 

 

Cada cosa tiene su lugar

Decide que este cajón será para guardar manteles y servilletas, que ningún otro lugar de la casa va a tener manteles y servilletas y que en este cajón no va a ir nada más que manteles y servilletas. Si además los ordenas por tamaño o color, dentro del cajón cada mantel va tener su propio lugar. Acabas de asegurar un doble orden. Haz lo mismo con tu ropa interior, tus camisetas, los libros de ciencia ficción, los hilos de costura… Si cada cosa tiene su lugar, sabrás rápidamente dónde guardarla y dónde encontrarla. ¡Es un truco infalible!

 

 

Las cosas iguales en el mismo lugar

Los cables juntos, las tijeras juntas, las llaves juntas. Las cosas de la misma familia guárdalas en el mismo migar. Así siempre sabrás dónde están y no tendrás que buscar por todas partes porque “lo dejo aquí para que no se pierda”.

 

 

Ten poco

No se vale haber acabado y llenar con cosas nuevas el espacio libre que tengas. Uno de los pilares del orden es tener pocas cosas. Solo lo que necesites y ames. Tener mucho no solo no aporta felicidad, si no que hay que sumarle la infelicidad de limpiar y ordenar todo más a menudo, pues cuantas más cosas tengamos, más posibilidades de perdernos en el camino del orden.

 

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *