Blog del estudio JA Interiors

Los peores errores de distribución que debes evitar

Los peores errores de distribución que debes evitar

Qué no hacer cuando vas a hacer una reforma integral y vas a cambiar su distribución de tu casa

¿Habéis entrado alguna vez en un piso que parecía un auténtico laberinto? Se trata de un tipo de distribución muy propia de los edificios de hace casi 100 años, sin embargo, a día de hoy se intenta evitar a toda costa y se crean diseños pensados en abrir las estancias y hacer zonas comunes más amplias. De hecho, las reformas de pisos antiguos se caracterizan por tirar y reubicar tabiques, y todo con el fin de dar más sentido a la distribución.

Hoy vamos a analizar cuáles son los peores fallos a la hora de hacer una distribución para tu vivienda. Ya sea porque la vas a crear de nuevo, o si deseas hacer alguna pequeña reforma, intenta huir de estas formas que te vamos a enseñar.

 

Muchas habitaciones diminutas


En esto es mejor acogerse a la norma “menos es más”. Cuando en un piso de 120m2 se distribuyen 5 o 6 habitaciones, lo que conseguimos es tener muchas habitaciones pequeñas, pero ninguna de ellas funcional. Para que una habitación se aproveche adecuadamente es mejor hacerla de un buen tamaño. Por ejemplo, si dudas entre hacerte un dormitorio pequeño y un estudio pequeño, o hacer solo un dormitorio grande, probablemente lo mejor sea la segunda opción. En un dormitorio grande se puede crear una zona de despacho usando varias técnicas: se puede colocar el armario de forma que separe ambientes, o colocar una estantería de forma estratégica. Al final conseguimos ganar en luminosidad y amplitud, y queda una distribución mucho más limpia y eficiente que si tuviéramos dos estancias por separado y pequeñas.

 

Espacio desaprovechado en pasillos interminables


Una de las características más molestas es un piso es la de derrochar metros cuadrados en los pasillos. Gran parte de la vivienda se convierte en un pasadizo oscuro y sin ventilación, por no mencionar el hecho de que los pasillos nos obligan a gastar en electricidad, incluso si es de día.

A menos que sea estrictamente necesario, optamos por eliminar los largos pasillos. Se pueden crear pequeñas áreas de acceso, pero un pasillo de 6m2 te hace perder espacio, es mejor apostar por conceptos abiertos, como por ejemplo poner la cocina en una zona de paso y dejarla estilo americano, en lugar de encerrarla en una habitación con acceso desde un pasillo.

 

Habitaciones oscuras, pequeñas e inutilizadas


Hay varios motivos por los que una habitación puede no ser útil y al final termina convirtiéndose en un mero trastero. Ya sabes lo que se suele decir: “si no lo usas, no lo necesitas”. Tener una habitación para guardar todos los trastos que jamás usas no tiene mucho sentido. Es mucho mejor darle un verdadero uso a esa estancia, y acompañarla de armarios que sirvan para almacenar las cosas de temporada: abrigos, los adornos de navidad, etc.

Pero, ¿y si el cuarto es pequeño, oscuro y con vistas al patio interior? Entendemos que no apetezca hacer nada en un lugar así, pero es cuestión de buscar alternativas. Estudia la zona y piensa si puedes abrirla al resto de la casa, ya sea eliminando los tabiques, o colocando unas elegantes paredes de cristal. Con este cambio conseguirás, como mínimo, duplicar la cantidad de luz que entre a la estancia. Ya no sería una idea tan descabellada colocar un pequeño estudio o zona de juegos.

Si no tienes presupuesto para un cambio como este, intenta usar la estancia para algo más útil: deshazte de los trastos y móntate tu propia lavandería, con una pequeña zona de despensa, para que la hora de la colada no sea tan estresante. Te damos algunas ideas:

 

 

Cocinas en la zona de dormitorios, o baños a 100 metros de la habitación


La distribución ha de ser coherente, no tiene mucho sentido que, por ejemplo, una cocina esté en la zona de dormitorios, mientras que el baño está al lado del comedor.

Las casas antiguas tenían distribuciones extrañas, todavía recuerdo el piso de mi abuela, con un pasillo larguísimo que iba de arriba a abajo, y lo peor de todo era que la cocina estaba en una punta, junto con el dormitorio, y el comedor en la otra. Mi abuela acabó comprando un carrito de servir para llevar los platos de un lado a otro, por no mencionar que dormía con el ruido de la nevera de fondo y los olores de la cena.

A la hora de plantear una nueva distribución, no olvides tener en cuenta estos consejos, hay que ser práctico.

 

Dejar las zonas de más uso sin luz


La última pieza del puzle, aunque no la menos importante, es buscar la luz como las polillas. La distribución de la casa ha de tener en cuenta factores como la salida y la puesta del sol. Aquella zona de la casa que reciba más luz natural debería ser la que se ocupe con las estancias más usadas. Por ejemplo, si sabes que la mayor parte del tiempo la pasas en el salón y en la cocina, pues distribuye estas dos estancias en la parte soleada. Si en cambio trabajas mucho desde casa, es probable que prefieras que tu estudio tenga mucho más luz natural, aunque tengas que sacrificar un poco de luz en el dormitorio o en la sala de estar.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *