Blog del estudio JA Interiors

Las mejores ideas para cocinas pequeñas

Las mejores ideas para cocinas pequeñas

En forma de L

Esta suele ser la distribución más usada, porque aprovecha cada rincón disponible de una cocina pequeña. Rentabiliza el espacio y te permite ganar superficie de trabajo, sobretodo si colocas el fregadero en el ala más corta y dejas la esquina para secar platos, o si tienes lavavajillas, puedes usarla para la cafetera, cestas de frutas, pan, etc. Todo aquello que quieras tener a mano puede tener su rinconcito en la esquina de la cocina.

 

*Ventajas de los muebles rinconeros

Los muebles rinconeros solo pueden ponerse en las cocinas con forma de L o de U, y aunque antiguamente era una molestia acceder a aquello que se guardaba en ellos, a día de hoy podemos colocar toda clase de accesorios que ayudan a organizar el espacio y hacerlo más accesible. Véase las famosas cestas giratorias en forma de L, i uncluso ya se han inventado cajones en forma de triángulo. Así se consigue que el espacio que antes no se aprovechaba ahora sea totalmente accesible.

 

Dos frentes

Una cocina puede ser pequeña a lo largo, pero grande a lo ancho. En esos casos, la mejor opción es organizar dos zonas. En una de ellas se puede poner el fregadero y el lavavajillas, para tener todo lo limpio a un lado de la cocina, mientras que en el otro lado se sitúa la encimera con los fogones o vitro, y el área de cortar y preparar las comidas.

Para que no tengas sensación de agobio en esta clase de cocinas es preferible prescindir de algunos muebles altos, en su lugar pueden poner alguna estantería. No hace falta eliminarlos todos, porque perderíamos espacio de almacenamiento, pero sí que recomendamos dejar al menos una de las dos zonas libre. Otro consejo, apuesta por colores claros para aportar luminosidad y ligereza visual.

 

Un solo lado

Las cocinas tipo “pasillo” son también muy comunes. Si tienes una cocina con una sola pared útil tienes dos opciones: o bien tiras la pared y abres la cocina con el comedor, lo que te daría la posibilidad de tener una isla de cocina, o bien apuestas por aprovechar el largo al máximo cubriendo toda la pared de muebles, tanto altos como bajos. Piensa en poner una campana integrable, así ganarás el espacio del armario de ésta.

 

Ideas prácticas para aprovechar el máximo espacio en cocinas pequeñas


 

Cajones a ras de suelo

Los zócalos tienen la misión de ocultar las patas de los muebles, pero si andas justito de espacio, cualquier lugar es bueno para aprovechar. Convierte los zócalos en cajones y obtendrás una capacidad de almacén similar a la de una cajonera. Son perfectos para almacenar manteles, paño, accesorios de cocina, etc.

 

Baldas con poco fondo, en lugar de armarios

Existen zonas en las que es imposible poner un armario, pero no por ello han de quedar desaprovechadas. Por lo general los espacios junto a la puerta de entrada, o en la pared frente a los muebles, no colocamos armarios para no dificultar el paso, pero si podemos instalar un par de estantes. Basta con que tengan 20 cm de fondo para colocar libros de recetas y tarros con los ingredientes más utilizados.

Así los tendrás a mano y despejarás espacio en el interior de los armarios para guardar cosas de un tamaño mayor.

 

Rieles y barras

Muchos prescinden de este favuloso invento, pero en nuestra opinión, si tienes poco espacio, esto puede salvarte la cocina. La zona de trabajo es imprescindible, por lo que intentaremos evitar atosigarla con cosas como un pote para los utensilios de cocinar (cucharones, pinzas, etc.), el aceite, la sal… Teniendo un precioso frente puedes multiplicar por dos el espacio y el valor decorativo de la cocina. Los rieles y barras son perfectos para colgar en ellos soportes para cestos, escurreplatos, utensilios e incluso menaje.

 

Cajones, todos los que puedas

Los cajones son una forma mucho más práctica de aprovechar el espacio. Aunque los módulos con baldas extraíbles o cajones encarezcan un poco el precio, verás como a la larga lo rentabilizas en espacio ganado. Si colocas armarios, asegúrate de poner muchas baldas, o mejor aún, baldas extraíbles; más cómodas a la hora de encontrar lo que buscas y aprovechan mucho mejor el espacio hasta el final del armario.

 

Accesorios para colgar las tapas

La mayoría de las cacerolas se pueden guardar unas dentro de otras para sacar todo el partido posible el espacio, pero ¿y qué hacemos con sus tapas? Por lo general son un engorro; terminan desordenadas en el armario y dificultan el acceso a las cazuelas. Pero, si colocas un par de “perchas” en un armario, te servirán de soporte para colocar las tapas.

¡Esperamos que estos consejos os sean de utilidad! No olvidéis compartir los que usáis vosotros para ganar espacio en la cocina 🙂



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *