Blog del estudio JA Interiors

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

Hay pisos en los que te puede parecer imposible adaptar el espacio a nuevos miembros que vayan llegando a la familia. Aunque lo ideal cuando se tienen niños es intentar mudarse a un sitio más grande, no siempre es una opción, pero no por ello hay que renunciar a conseguir ese espacio extra que necesitas.

Hoy vamos a descubrir ciertas formas de aprovechar al máximo cada rincón de la casa; de hecho, puedes usar estos truquitos aunque no tengas niños. Pero no solo te diremos cómo maximizar el espacio, sino que también te pasaremos una lista de cosas que te ayudarán a tener la casa a punto para la llegada de los peques, y no morir en el intento de mantener cuidado y ordenado tu piso y evitar que se convierta en una jungla

 

MISIÓN 1: Conseguir más espacio


¿Cómo podemos ampliar el espacio? Los metros son los que son, pensarás… pero hay muchas formas de sacarle más partido a esos metros.

  • Colocar sistemas de almacenaje eficientes

Puede que al llegar al piso eligieras los muebles más sencillitos, para salir del paso; tampoco necesitabas mucho más. Pero ahora que llega más familia, vas a necesitar espacio de almacenaje extra. En este sentido será crucial invertir un poco en muebles que sean capaces de aprovechar cada rincón; tal vez los necesites a medida, pero merecerá la pena por el espacio que ganes. Siempre te saldrá más barato que comprar un piso nuevo.

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

 

  • No desperdicies el espacio del recibidor

La mayoría colocamos en el recibidor un mueblecito con espejo que nos sirve para dejar las llaves al llegar a casa, y poco más. Si colocas un mueble que tenga algo de almacenaje habrás ganado un sitio más en el que guardar cosas. También puedes colocar un zapatero, sobretodo cuando los niños llegan a casa del cole, o de excursiones, es muy práctico tener un sitio nada más entrar en casa donde dejar los zapatos; evitas que vayan por el piso ensuciándolo todo.

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

 

  • En espacios muy grandes sin paredes, utiliza los armarios para separar estancias

Este truco viene muy bien en los pisos que tiene mala distribución del espacio. Pongamos que un piso solo tiene una habitación, mientras que el comedor es desproporcionado y te sobra sitio. Puedes ganar otra habitación colocando un armario que haga de separador en el comedor. Puedes colocar un estudio allí, o si antes tenías el estudio en una habitación, y esta ha de convertirse en la habitación del niño, traslada tu estudio a un rinconcito del comedor y coloca una estantería o mueble que te de intimidad.

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

 

 Los paneles de tela son útiles para camuflar la parte de atrás de un armario y separar estancias con un efecto pared que llega desde el techo al suelo

 

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

 

MISIÓN 2: Conseguir que todo siga en orden, a pesar de los niños 


Es una realidad que no vas a poder evitar… los niños lo desordenan todo. Si eres de los que tenían la casa impoluta, lo vas a pasar un poco mal al principio. Pero aunque no seas un maniático del orden, el caos que puede traer un niño a la casa te convertirá al lado oscuro y te descubrirás a ti mismo tratando de ordenarlo todo cada 10 minutos.

¿Cómo conseguimos que la tarea de poner orden no sea un completo martirio?

 

  • Llenar los huecos vacíos con sistemas de almacenaje prácticos y sencillos de usar para un niño

En la habitación de un niño es muy fácil que todo se vaya al garete en cuestión de segundos; entre las montañas de juguetes, el material del cole, los libros y la ropa, mantener el orden puede parecer misión imposible.

Un pequeño truco es no dejar ningún rincón vacío, para ellos es un sitio donde acumular todo en una montaña que va creciendo día tras día. Las paredes han de estar bien organizadas con sistemas de almacenaje que sean fáciles y rápidos de usar. Es decir, no le pidas al niño que guarde todo en los cajones de debajo de la cama, si para ello tiene primero que sacar la silla de la habitación, porque sólo entonces puede abrir el cajón que de la cama, y luego debe sacar del cuarto el cajón que acaba de abrir para poder extraer el otro que queda arrinconado en la zona del escritorio.

Yo he sido una niña con una de esas habitaciones, y creedme, lo último que quería después de jugar era ponerme a hacer tetris con los muebles de mi habitación. Hubiera sido mil veces más sencillo colocar una estantería con cajas de plástico que se abren y cierran como cajones; a mano, rápido y a la vista. O unas cajas de plástico metidas dentro del altillo de la cama. Sea como sea, el sistema que elijas ha de ser práctico para que el niño pueda usarlo y no le de pereza guardar lo que acaba de usar. O que si te toca hacerlo a ti, no tardes medio siglo en dejarlo listo.

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

 

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

 

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

 

  • Salones a prueba de niños

Empieza por el sofá; si lo tienes blanco o beige… mal empezamos. Lo ideal sería comprar una tapicería extra de un color más sufrido, con una tela resistente y fácil de lavar. Cuando hayan pasado los peores años, y el niño ya sea capaz de autocontrolarse y no ir directo al sofá con las pinturas, puedes volver a colocar la tapicería que te gustaba y tendrás sofá nuevo. Hay métodos imaginativos para no gastar mucho dinero como el de la foto de más abajo, pero si quieres algo económico la otra opción es colocar una funda; aunque a veces es un incordio, sobre todo las fundas que no encajan a la perfección con el sofá y se acaban arrugando todas o cayendo al suelo.

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

Deberás acondicionar todos los muebles al niño; es decir, cubrir o quitar todo lo que pueda ser una trampa mortal para el bebé. Evita tener muebles de vidrio o con cantos muy marcados, y si los tienes, coloca protectores.

También deberás asegurarte de clavar las estanterías a la pared si aún no lo habías hecho (cosa que deberías). Si las cortinas que tienes son muy largas, tal vez te conviene recogerlas para que el niño no las alcance y tire de ellas.  Las bombillas que queden a mano procura que sean led, que no se calientan y al tocarlas no queman.

Destina una zona del suelo que sea para jugar, pero asegúrate de poner un suelo mullidito como este que enseña Estoreta en su blog:

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

 

MISIÓN 3: Tener a los niños a la vista 


Puede que no hayas pensado en ello antes de que lleguen, pero una vez están ahí, una de tus principales preocupaciones va a ser tener a los peques a la vista para vigilar que no se hagan daño. Al ser muy pequeños cualquier cosa se convierte en un potencial peligro, aunque tal vez no lo sea, tu cabeza lo verá como una amenaza.

Para tu tranquilidad, si tienes la opción de abrir las zonas de la casa comunes, aprovecha. Es decir, si la cocina ha estado hasta ahora cerrada al comedor, mira de abrirla o dejar parte de la pared con un hueco que te permita tener visibilidad al resto del salón o comedor. Si te preocupa el tema de los olores, puedes colocar un cristal que quede elegante y moderno, así además añadirás un toque de diseño a la casa.

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

 

 

MISIÓN 4: No arruinarnos con la llegada de niños a la casa


Tu primer instinto es comprarlo TODO con la idea de que vas a tener un bebé, pero debes evitar caer en la tentación de comprar los muebles cuquis que hay en las tiendas de bebés, o incluso cuando los niños crecen, evita comprarles un mobiliario a medida con colores estridentes.

La clave es comprar los muebles pensando en que vayan a servirte incluso cuando el niño ya sea adolescente. ¿Porqué necesitas una cómoda con dibujitos o en forma de nube? Puedes guardar los calcetines del bebé en una cómoda normal y corriente, color madera natural, o blanco; algo básico, y que luego al crecer el niño podrá seguir usando. Lo mismo con las estanterías, las mesitas de noche, etc. Deja volar la imaginación en las paredes, que puedes pintarlas tu mismo cuando el niño haya crecido y se haya cansado de los dibujitos o motivos infantiles. 

Cómo adaptar la casa cuando llegan niños a la familia

 

Esperamos que estos truquitos y consejos te sirvan de ayuda para adaptar tu piso a los niños que están por venir 🙂 ¡Si tienes más ideas no dudes en compartirlas con nosotros en los comentarios!

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *