Blog del estudio JA Interiors

¡Un vino perfecto!

¡Un vino perfecto!

Una vinoteca hará de tu hogar un espacio más sofisticado y te permitirá una conservación idónea para tus mejores vinos. Estar resguardado de la luz y mantener la temperatura y humedad constante, será esencial para mantenerse en perfecto estado.

El primer paso será definir la capacidad que necesitamos en nuestra  vinoteca. Si eres un gran amante del vino, te recomendamos que tenga la mayor capacidad posible, teniendo en cuenta el espacio y presupuesto, ya que querrás conseguir diferentes clases de vinos que se irán añadiendo a tu colección. Poco a poco verás como al final siempre se llenan.

El sitio ideal para colocar la vinoteca irá en función del espacio que tengamos en nuestro hogar. Mucha gente las ubica en trasteros o garajes, ya que quedan ocultas a la luz solar y se mantiene una temperatura estable durante todo el año. Si se va a realizar una guarda de muchos años no es conveniente ya que se podrían estropear con el humo, humedad y vibraciones.

Lo más habitual es tener la vinoteca dentro del hogar, pero en este caso tendremos que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Los vinos no pueden estar sometidos a fuertes cambios de temperatura. Cuanto más al interior de la vivienda estén, mejor. Una despensa sería un sitio ideal.
  • No las ubicaremos cerca de la luz solar. Evitaremos a toda costa ponerlas en terrazas, jardines o zonas al aire libre.
  • Es un buen sitio la habitación más fría de la casa en verano. Al mismo tiempo se recomienda que sea una habitación con calefacción mínima en invierno.
  • Si la ponemos en la cocina, es recomendable no ubicarla al lado de la nevera, ya que el aire caliente que expulsa el compresor de ésta, calentará la parte trasera de la vinoteca y viceversa.
  • El vino no necesita una temperatura baja para conservarse, sino que necesita una estabilidad ambiental. Lo ideal sería no superar oscilaciones de 5ºC.
  • Hay que tener en cuenta que las vinotecas son aparatos eléctricos y hacen pequeños ruidos, igual que los frigoríficos domésticos. No los podremos ubicar en habitaciones en las que dormimos de forma habitual ya que nos podría molestar. Ubicarlas en un estudio, habitación de invitados, en la cocina o incluso en el comedor sería una posible solución.

En el mercado, disponemos de vinotecas de multitemperatura y monotemperatura. Si pretendes almacenar diferentes clases de vinos como blancos, rosados y tintos, te recomendamos la multitemperatura. Son un poco más caras pero te permitirán fijar una temperatura más baja para los blancos y una más alta para los tintos. De todos modos, también puedes escoger una de monotemperatura y ubicar los vinos más fríos en la parte inferior, ya que siempre la parte más baja de la nevera es dónde se almacenará más frío.

La temperatura ideal para la conservación se mantiene entre los 12 a 15ºC y una humedad de 65 a 70%. A continuación comentaremos algunos trucos para acabar de encontrar el punto ideal de conservación:

  • Un truco muy útil es envolver la botella de vinos fríos (blancos y rosados) con un papel muy fino y mojarlo. Esto hace que la temperatura baje rápidamente. Si la metemos en el congelador, veremos que en pocos minutos se congela el papel y empieza a enfriarse rápidamente.
  • Si detectas baja humedad en la vinoteca, es posible que se resequen los corchos y tener perdida de líquidos. Añadir un plato con agua destilada en la bodega, al estar el ambiente seco, el agua se evaporará hasta que entre en equilibrio de forma natural.
  • Si la humedad es excesiva, las etiquetas se arrugarán y puedes tener problemas de mohos que crecerán en las paredes de la vinoteca, creando olores o incluso pueden llegar a estropear algún vino. En este caso tendremos que absorberla mediante piedras volcánicas o silicagel, es el material que encontramos en las cajas de zapatos. Cuando el silicagel absorbe demasiada humedad cambia de color, entonces hay que secarlos y los podemos volver a introducir en la vinoteca para que sigan con la absorción. Estos productos los podemos encontrar en tiendas especializadas.
  • Si tienes problemas con las etiquetas y se arrugan, puedes preservarlas en un film plástico de cocina.

El mantenimiento de la vinoteca es bastante sencillo, pero hay que realizarlo con regularidad. La temperatura y humedad serán esenciales para el vino, pero también el buen estado y funcionamiento de la vinoteca. Si la nevera no incluye un sensor de humedad, compra un higrómetro para controlarlo, el precio no es demasiado elevado.

El único mantenimiento especial es el cambio de filtro de carbono de la vinoteca, tampoco son demasiado caros, ya que es el encargado de evitar aromas extraños en la nevera. Al mismo tiempo, un mal estado puede ocasionar problemas de rendimiento del motor, creando temperaturas superiores a las deseadas o desviaciones de humedad. Actualmente algunas vinotecas nos avisan automáticamente cuando hay que realizar el cambio.

Si alguna vez tienes que realizar una limpieza completa y vaciar la vinoteca, es preferible que lo hagas en invierno, de este modo evitaremos que el cambio de temperatura sea demasiado excesivo y la puesta en marcha menos costosa. Otra recomendación en caso que vacíes la vinoteca, es que la enchufes y esperes a que baje la temperatura antes de volver a llenarla, ya que tardará mucho menos a refrigerarse.

En la web de www.turquesastore.com puedes encontrar varias vinotecas según el espacio y capacidad que hayas elegido.

Fuente: www.verema.com



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *