Blog del estudio JA Interiors

Los suelos perfectos para tu casa: resistentes y bellos

Cada estancia de nuestra casa requiere un tipo diferente de suelo, sólo hay que saber escoger teniendo en cuenta su funcionalidad y nuestras propias preferencias

Actualmente, la cocina es un lugar que no sólo se emplea para cocinar alimentos, sino que también nos ayuda a mantener buenas relaciones sociales, por lo que sabemos que se trata de una estancia que necesita un suelo que sea resistente a golpes y que no absorba las grasas o los ácidos de las frutas. Para ello, podemos confiar en diversos materiales:

• Granito: se trata de un material reciclable y ecológico que se extrae de manera sostenible, con gran durabilidad, dureza y resistencia a la abrasión.

• Porcelánico: es una piedra sintética, muy resistente, fácil de mantener, y que se adapta a los diferentes gustos decorativo de cada persona, gracias a su amplia gama de acabados, colores y formatos.

• Otros materiales: el hormigón impreso, las resinas antideslizantes y la piedra cerámica son materiales menos usados que nos pueden dar muy buenos resultados.

En el salón necesitamos un suelo muy completo, que sea resistente al desgaste producido por el paso del tiempo y el uso; que aporte calidez y confortabilidad. Para esta estancia nos interesa seleccionar un material con el que podamos crear un ambiente acogedor. En este caso optamos por:

• Hidráulicos: son baldosas de cemento pigmentado muy consistentes y sólidas, de las cuáles se aconsejan aquellas que hayan sido tratadas hidrófugamente para que no produzcan manchas.

• Parquet cerámico: se trata de un material sintético, muy resistente y que no pierde la calidez de la madera. El parquet cerámico más recomendado es el que tiene un acabado antideslizante.

• Mármol: si tu intención a la hora de escoger el mejor pavimento para tu salón es encontrar uno que te aporte claridad y que te ayude a ganar amplitud, el mármol debe ser tu elección.

En el dormitorio se tiende a colocar un pavimento que tenga unas determinadas características que la mayoría de las personas consideramos imprescindibles para esta estancia: confortabilidad, tacto y calidez. Estos tres rasgos los encontramos en los siguientes materiales:

• Sisal: son fibras vegetales muy resistentes que forman moquetas que nos proporcionan suavidad y confortabilidad.

• Bambú: Se trata de una madera natural de rápido crecimiento, sostenible. Es una madera tropical de gran dureza que ofrece calidad y resistencia.

• Parquet: sin duda, no hay material más cálido en el mercado que el parquet, cuya demanda ha hecho que evolucione a pasos agigantados y podamos escoger entre tantos colores, modelos, medidas y gamas diferentes.

El mejor pavimento que podemos colocar en nuestro baño debe ser resistente al desgaste, y debe soportar la humedad y los cambios de temperatura. En este caso, los mejores pavimentos son los formados por:

• Arenisca: es una roca sedimentaria formada de pequeños granos de arena compactados cuya dureza depende de los granos que la componen. La arenisca nos proporciona una textura antideslizante, incluso en el contacto en el agua.

• Madera: solo se puede emplear la madera que contenga tratamientos antihumedad, es impensable colocar en el baño una madera natural.

• Microcemento: es un material compuesto por una fina capa de cemento impermeable y que permite su instalación sin necesidad de retirar el suelo ya existente.

Ahora ya conoces cuáles son los pavimentos más recomendados en cada estancia de tu vivienda, pero en esta difícil elección falta una parte importante: tus preferencias.

Fuente: El Mueble

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *